loading...

Leo es un pequeñito con autismo que a sus 11 años experimentó la primer ruptura de su corazón, ya que extravió a su perro: Tito, quien además de ser su cómplice y mejor amigo, cuidaba de él.

Perder a una mascota duele tanto como si falleciera; además de extrañarla, sabes que está en algún lugar, pasando frío, hambre, o dolor sin que puedas hacer algo para ayudarle; ¿cómo le explicas esto a un niño con el alma hecha pedazos?

Este es el dibujo que hizo para ayudarle a sus padres a encontrar a su amigo.

Un sufrimiento que no se puede explicar

loading...

“Un mes sin verte, Tito, te extraño, nadie te encuentra”.

No descansará hasta encontrarlo

Perrito que se pierde niño autista Tito

Con sus ojitos empapados de lágrimas, Leo le suplicó a sus padres que ofrecieran como recompensa su bicicleta a quien pudiera dar con el paradero de su querido perro; la última vez que lo vieron fue durante una caminata cerca del parque, mientras jugaban, Tito salió corriendo y no pudieron alcanzarlo; toda la familia está de acuerdo con que la que búsqueda aún no termina, harán lo que sea necesario para devolverle la sonrisa al pequeño.

Comparte este artículo:

Source link

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *