loading...

A la mayoría de nosotros se nos hace la boca agua cuando oímos la palabra Lasaña. La combinación de bechamel, pasta y queso y cualquiera que sea su relleno, hace las delicias de niños y mayores y es un éxito seguro en la mesa. Si viajas a Italia, seguro que entre los platos de pasta que disfrutes estará la lasaña. Si te preguntan de dónde procede este plato, seguro que contestarás que…¡de Italia!, pues bien, no es así. ¿Sorprendido/a? Acompáñanos en Supercurioso a conocer el Origen de la Lasaña, que como hemos dicho… ¡No tuvo lugar en Italia!

El origen de la lasaña no tuvo lugar en Italia. ¡Descúbrelo!

En las diferentes definiciones de lo que es una lasaña hay unos puntos en los que coinciden: se trata de un plato de pasta laminada que se sitúa en capas y que se hornea. Los expertos que dan por buena esta definición básica afirman que el origen de la lasaña no está en Italia, sino en Grecia (lo que desde luego se convierte en una de las Curiosidades de Italia y también una de las Curiosidades de Grecia).

1. Dónde nació la Lasaña

No hay discusión en que la lasaña como hoy la conocemos es italiana, pero el origen de la lasaña no es italiano, sino griego. En la cocina griega y después en la romana existió una especialidad llamada  «λάγανον», laganon, laganum o lagana también conocida como «tracta» o «tractum». En diferentes momentos y lugares de la Antigua Grecia, el «laganon» (que es el nombre del recipiente en el que se cocinaba esta especialidad culinaria), fue un pan sin levadura, algo semejante a un panqueque y finalmente una especie de pasta que se disponía alternando capas de masa y de salsa y se horneaba en un «laganon». Se considera que es la primera forma conocida de pasta.

En Roma, Cicerón (106 a.C.-43 a.C.) ya mencionó en sus escritos su pasión por el «Lagum» que eran unas tiras largas de pasta, por lo que los expertos suponen que en ese momento empezaron a desarrollarse las primeras máquinas para estirar la masa de la pasta. Pero realmente no fue hasta el siglo XVII que apareció un plato realmente semejante a lo que nosotros conocemos como lasaña. Existen recetas de platos parecidos a la lasaña en libros de cocina de Gran Bretaña e Italia de los siglos XIII y XIV. En el libro  «Lucerna de corteggiani» (1634), de Giovan Battista Crisci, tenemos la primera receta de lasaña al estilo actual, con láminas de pasta, mozzarella, queso y horneada. El siguiente paso lo encontramos en «Il Principe dei Cuochi» que se publicó en Nápoles en el año 1881 y es la primera vez que se sugiere la utilización de tomates en la receta de la lasaña.

Algunos defensores de la italianidad de la lasaña dicen que, en realidad, no existe una receta definida del plato griego «laganon» y que éste era simplemente un plato de pasta horneado en capas. En todo caso, como el nombre de «lasaña» parece provenir del vocablo griego, es fácil pensar que la idea original de montar la pasta en capas, con relleno y queso, nació en Grecia. De Grecia pasó a la Antigua Roma y siglos después dio lugar a la lasaña que conocemos y adoramos hoy en día.

2. Variedades más populares de Lasaña

El Origen de la Lasaña | ¡No tuvo lugar en Italia!

loading...

Las variedades más populares de la lasaña son las de la región de Emilia-Romaña que se elabora con las tradicionales capas de ragú boloñés y una salsa de queso que se hace con Parmigiano Reggiano y que en muchas ocasiones incorpora a la pasta espinacas, por lo que tiene un color verdoso y la deliciosa lasaña napolitana con pequeñas albóndigas en lugar de carne picada. También encontramos lasañas de verduras, de pescado y hecha con carne de ave. ¡Las hay para todos los gustos y no nos preocupa  para deleitarnos con ellas cuál sea el verdadero origen de la lasaña! Dejaremos que griegos e italianos disputen entre ellos y nosotros nos dedicaremos a disfrutarla.

3. Curiosidades de la Lasaña

El Origen de la Lasaña | ¡No tuvo lugar en Italia!

  • Existe un día nacional de la Lasaña, es el 29 de Julio, aunque no parece muy coherente la fecha ya que, tradicionalmente, es un plato de invierno o de épocas de bajas temperaturas debido a que se hornea y se sirve caliente.
  • Realmente existen dos tipos de lasaña que se diferencian básicamente en la composición de las hojas de pasta. Una se hace con harina y huevo y la otra con sémola y agua.
  • Aunque te resulte sorprendente, hay personas que cocinan su lasaña en el lavavajillas. Puedes verlo en el vídeo a continuación. ¡Realmente curioso!