La inocencia de los animales nos deja siempre sin palabras, y en esta ocasión una perrita llamada Linda fue grabada en un momento sumamente tierno.

Linda habita en las calles de Izmir, Turquía, y ha encontrado la manera más ingeniosa de recibir un masaje relajante: asiste cada día al autolavado para que los enormes cepillos rasquen su lomo. El hábito de Linda llamó la atención de un hombre que no pudo resistir la tentación de grabarla y nunca esperó que fuera a recibir atención mundial.

Ahora Linda no solo es famosa en el vecindario sino en todo el mundo.

“Así, así. Un pelito más abajo”

“Esto es vida”

Mira a la ingeniosa Linda en acción:

¡Qué perrita tan inteligente! Es una prueba más de que los perros son sumamente ingeniosos para obtener lo que quieren.

Source link


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *